Compartir en:

domingo, 19 de marzo de 2017

Diego Muñoz Torrero - Padre de La Pepa

  • Diego Muñoz se ha considerado una de las figuras mas importantes en las Cortes , ya que puede considerarse uno de los padres de la Constitución de Cádiz de 1812 porque defendió la soberanía nacional , la liberad de imprenta y la supresión de la Inquisición. En 1811 se le nombró presidente de las Cortes.

Diego Muñoz Torrero nació en Badajoz en 1761, fue sacerdote, catedrático y político español. Hizo sus estudios en la Universidad de Salamanca, donde se ordenó sacerdote y mas tarde fue rector. Cuando estalló la Guerra de la Independencia fue nombrado diputado por Extremadura y mas tarde fue diputado en las Cortes de Cádiz.

El sacerdote Diego Muñoz Torrero fue otra alma mater de la Carta Magna de 1812, cuya comisión ponente presidió. Fue este extremeño, liberal convencido y artífice del fin de la Inquisición española, quien pronunció el discurso con el que se iniciaron las sesiones de las cortes reunidas en la Isla del León. 

Catedrático de Filosofía, antes de llegar a la decisiva cita de Cádiz, el padre Muñoz-Torrero había sido rector de la Universidad de Salamanca. En aquella histórica sesión parlamentaria trazó las que para él debían ser ideas fundamentales de la Constitución en ciernes, algunas de ellas verdaderamente revolucionarias para un clérigo de la época. Defendió que la soberanía nacional residía en el pueblo español y no en ningún monarca, abogó encendidamente por la libertad de prensa y se mostró partidario de la supresión del Santo Oficio, que se había convertido en un tribunal politizado al que cada facción política intentaba instrumentalizar como ariete contra sus oponentes. También propugnó la abolición del régimen de señoríos. Sus indomables convicciones le depararon muchos padecimientos. 

Tras el nuevo viraje hacia el absolutismo, a partir de la nueva intervención francesa con la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823, huyó a Portugal, donde fue apresado. Pasó los últimos años de su vida encerrado, no era la primera vez, y torturado en la torre de San Julián de la Barra, donde murió en 1829. Su triste final y su accidentada biografía llevaron a autores como Rubio Llorente a definirle como un "liberal trágico".

No hay comentarios:

Publicar un comentario