Compartir en:

martes, 13 de septiembre de 2016

MIÉNTEME .. Por favor


MIÉNTEME 

La teoría de que se puede mentir a muchos poco tiempo y a pocos mucho tiempo, es inexacta, ya que se puede mentir a muchos mucho tiempo. Solo es necesario que a los que se mienta, estén esperando esa mentira con ansiedad y con anhelo. Una vez recibida la deseada mentira, como si de gasolina se tratase, podrán acudir al socorrido “tu también y yo tampoco”, y se podrá poner en duda los análisis “pesimistas” (realistas bien informados), se podrá ver la botella llena y se intuirán no brotes, arboles verdes por doquier.

Así pues, ya sabemos que dentro de seis meses, a mitad del próximo año, ya se empezara a reactivar todo, y el empleo crecerá y los bancos darán créditos a espuertas, y se venderán coches, y se crearan miles de empresas y se recaudara muchísimo y se afiliaran cerros de personas y los jóvenes encontraran todos trabajo y en “na”, pleno empleo de dos o más empleos per cápita. Eso nos ha vuelto a arrojar nuestro Presidente, faltón que es.

Hay un dicho, “el dinero y el idiota inevitablemente se separan”. Si cambian el dinero por la prosperidad o el bienestar, nos dará la clave de lo que ocurre. No saben crear, solo saben gastar. Repartir hasta límites graves que dejan a las generaciones posteriores debiendo hasta el agua del canario, endeudándonos por generaciones. Todo por ganar las elecciones. Y cuando ya no hay nada mas a repartir, ceden soberanía para que, como estamos ahora, esto no tenga retorno. Como los Marañones de Lope de Aguirre.

“Hazme daño, miénteme, vivan las cadenas, la mate porque era mía”. Eso es este país, donde dos más dos nunca son cuatro, mas africanos que europeos, mas latinos que teutones. 

No copiamos virtudes sino defectos. No sabemos, no queremos, no podemos esforzarnos, por eso dice Vaugham, nos gastamos el triple en no aprender ingles u otra lengua.Tenemos que crear escuelas de desaprender, como dice Facundo Cabral, y que nos saquen todas las estupideces con que nos han intoxicado, que hemos aprendido, nos han inoculado, o que hemos dado por ley. Quedaría mucho hueco para llenarlo con sensatez, posibilismo, educación, conocimientos, esfuerzo, tenacidad y actitud ante el trabajo, ante la vida y ante nuestros conciudadanos. 

Esos que nos mienten, nos dan lo que nos gusta, nos dicen lo que queremos oír. Sabemos que es mentira, pero suena bonito y si pensamos en positivo, saldremos adelante para seguir manteniendo parásitos y embaucadores. ¿Verdad que gusta el mensaje? Pues nada a entregarles las últimas gotas de nuestra sangre y vitalidad para que la derrochen mientras se carcajean de nuestro borreguismo e imbecilidad. No tenemos remedio. Miéntannos por favor. 

A reflexionar.
Reflexiones L. Soriano

No hay comentarios:

Publicar un comentario